Un Mundo de Noticias Un Mundo de Noticias

Últimas noticias

Compró departamento nuevo en 2016 y desde entonces tiene problemas por filtraciones de aguas

Yanina Uribe (38) compró una unidad en el penúltimo piso de un edificio en San Miguel, y ha reclamado en reiteradas ocasiones a la Inmobiliaria.

Legal 28/01/2022 A. Muñoz A. Muñoz
WhatsApp Image 2022-01-28 at 22.21.14
Imágenes por filtración de agua

Más de cuatro años lleva la técnico financiero Yanina Uribe (38) con esta pesadilla. Firmó una promesa de compraventa de un departamento en verde en 2013  con la inmobiliaria Volterra/ constructora UPC, con entrega para agosto de 2015. Pero recién en 2016 se lo entregaron. La unidad transada se emplaza en la comuna de San Miguel, ubicándose en el piso 21, mientras que la piscina lo está en el piso 22.

“Cuando me van a entregar el departamento, noté imperfecciones en las terminaciones, y ese día no lo acepté. Había indicios de humedad, pero no pude corroborar en ese minuto que lo eran. Vi que el papel estaba manchado o sucio. La persona nos trató de convencer de que lo recibamos, que lo que veía es simplemente una mancha, que la van a limpiar, que con los días me lo van a solucionar, que son daños menores. El ejecutivo de la inmobiliaria un poco se molestó, pero le dije que estaba comprando algo nuevo”, recuerda.

Luego dice que pasó bastante tiempo para que la inmobiliaria le hiciera la entrega definitiva de la unidad. “Me comuniqué con ellos y les pregunté de por qué razón no me lo van a entregar. Ahí es cuando me dicen que no lo van a poder hacer a la brevedad, porque hay una pequeña filtración. En ese momento les exijo que me muestren el departamento para ver qué filtraciones son y qué tan pequeña es. Al otro día fui, y me di cuenta que era una filtración enorme en la habitación principal. Me dicen que el origen es por la piscina, que lo están arreglando, y que debo esperar hasta que eso se termine”, relata.

“Reclamé que no había comprado un departamento reparado, que compré un departamento nuevo, y que me lo cambiaran por uno nuevo. Me dijeron que no, que estaba todo vendido, y que no me podían entregar otra unidad, y que tenía que desistir de la compra si no lo quería. La única alternativa que me dieron es que ellos me lo iba a reparar”, cuenta.

Tuvo que pedir ayuda a la municipalidad respectiva para el día de la recepción definitiva, que suponía que la inmobiliaria la entregaría en mejores condiciones y sin ninguna filtración. Pensó que un equipo técnico la podría ayudar a constatar algún tipo de anomalía si es que la hubiere.

“Ese día me acompañó una funcionaria municipal. Pero ella hizo lo mismo que yo: una inspección visual. No tenía cómo corroborar cuál era el problema real de la filtración, si es que era el único punto o si es que había solucionado. Les exigí un informe técnico para que me indiquen cuál era el problema real, cómo había sido reparada, pero nunca me quisieron dar nada. No hubo transparencia, y eso me generó mucha desconfianza”, enfatiza.

Pero las filtraciones continuaron, por lo que tuvo que contratar a una abogada para que se hiciera cargo de la causa. “En ese momento desconocía la parte judicial: la abogada que contraté reclamó una indemnización de $3.000.000 por incumplimiento a la Ley del Consumidor: fue condenada por publicidad engañosa". La aquejada esperaba una indemnización por el valor de la propiedad. 

“Por su parte, ellos le dijeron al Sernac que me propusieron devolverme el dinero y darme una indemnización por el costo adicional que costara una propiedad en la comuna. Pero eso es falso, porque a mí jamás me ofrecieron eso. De lo contrario, lo hubiera aceptado”, asegura.

Las filtraciones siguieron en distintos puntos de la vivienda. “Uno de los muros se humedece mucho. El papel se engloba. Lo que hacía la inmobiliaria era cambiarlo. Pero siempre se siguió englobando. Las reparaciones que han hecho han sido de parches. De hecho, hoy tengo más filtraciones. Uno de los muros colindantes tiene un daño estructural. Unos ingenieros hicieron un análisis y lo detectaron. Tengo filtraciones por aguas lluvias y por piscina. Todas las investigaciones las he tenido que costear yo: nunca he tenido un apoyo real de la inmobiliaria”, manifiesta.

Como en la primera causa no consiguió mucho, salvo una indemnización menor por $3.000.000, volvió a contratar a otro equipo jurídico que lleva la causa en curso. “Estamos reclamando lo que nunca se hizo. Solicitamos una indemnización con dinero y reparaciones. Me interesa lo que realmente quise comprar: un departamento nuevo en otro lugar, no ahí. Pero el abogado me dice que es muy complejo de pedir”.

-¿Qué responden ellos?

-La inmobiliaria no acepta que sean las dos cosas. A mí no me sirve que me indemnicen. No lo puedo arrendar, no puedo vivir, no lo puedo vender. No quiero ni pensar el gasto ni el perjuicio económico que me genera o me va a generar a futuro. Aunque me lo reparen, voy a seguir con el mismo problema. Mi intención es la devolución total de la inversión o un departamento en las condiciones que siempre quise comprar.

-¿Y la administración no la ayuda?

-Ellos no hacen nada. Pudieron presionar a la inmobiliaria. El condominio tiene una administración negligente, que jamás han hecho un trabajo de investigación ni mantención ni preocupación del área. Siempre han estado presentes de mi caso. Todos los gastos han sido de mi parte. La administración siempre lo ha negado: lo han hecho de palabra, sin ninguna investigación que compruebe que hay o no un problema.

WhatsApp Image 2022-01-25 at 10.30.21Inédito caso: arrendatarios se fueron, no pagaron, e insisten que todavía operan en el lugar

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email