Un Mundo de Noticias Un Mundo de Noticias

Últimas noticias

Matera: La ciudad eco-sostenible más antigua del mundo

Las características de sus construcciones e ingenio de sus habitantes, podrían ser catalogadas como las primeras “Smart City” eco-sostenible de la historia.

Internacional 18/03/2022 Thiare Tapia Rubio Thiare Tapia Rubio
Matera
Ciudad de Matera, Italia

Este tema, que en la antigüedad se comprendía muy bien, se ha convertido en uno de los retos clave para las áreas patrimoniales de América Latina.

¿Por qué Matera es una ciudad especial?

A menudo surge la pregunta: ¿Cómo serán las ciudades inteligentes? Naturalmente, el primer pensamiento son inmensos rascacielos, sistemas de alta tecnología y vehículos voladores. Sin embargo, investigadores han observado con detenimiento los primeros asentamientos humanos, descubriendo un asombroso ejemplo de eco-sostenibilidad inteligente en Matera, ciudad cuyo origen se remonta a unos 8.000 años. Matera está en la región de Basilicata, en la Italia meridional. Por las características de sus construcciones e ingenio de sus habitantes, podría ser catalogada como la primera “Smart City” eco-sostenible de la historia.

En Matera coexisten pasado, presente y futuro. Fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993 y Capital Europea de la Cultura en 2019, lo que acrecentó aún más su popularidad

Se trata de una ciudad de aspecto bíblico tallada íntegramente en rocas sedimentarias de origen volcánico, relativamente blandas, fáciles de extraer y cortar. En su interior posee un innovador sistema de grutas, pasillos y reservorios que permite la recolección de agua, creando una verdadera ciudad subterránea.

El secreto de Matera

El secreto está en sus rocas, existen casi 3.000 viviendas excavadas en la ladera de un enorme cañón en donde llegaron a vivir hasta 18.000 personas. Estas viviendas se dividen en dos barrios situados en su centro histórico, que son los que forman parte del casco antiguo. El denominado “Sasso Caveoso” o Piedra Ahuecada, está formado también por moradas excavadas totalmente en roca y construidas hacia abajo, a fin de permitir la entrada de los rayos del sol en el invierno y evitarlos en el verano, manteniendo una temperatura constante en torno a los 15 °C.

Su arquitectura llama la atención ya que las casas están dispuestas una encima de otra. El techo de una de ellas puede convertirse en una calle, escalera, jardín o el suelo de otra casa. Todo el complejo de las Sassi está edificado en varios niveles como si fuera un condominio de la antigüedad, lo que facilitaba la interacción social y la protección de sus moradores. En algunos sectores dichos niveles alcanzan hasta 10 pisos, con espacios exclusivos destinados al almacenamiento de residuos. Además, el sector denominado Sasso Barisano se caracteriza por extensiones habitacionales construidas con rocas extraídas de la propia gruta, llamadas “lamione”.

Optimización de los recursos hídricos: el hogar como depuradora y depósito de agua

Estas particularidades no son las únicas de esta asombrosa ciudad, aunque su pasado no siempre fue resplandeciente. De todas formas, las civilizaciones antiguas construyeron la mayoría de sus urbes cerca del agua. Este no es el caso de Matera.

Su ubicación geográfica tiene una baja pluviometría. El suministro y conservación del agua era uno de los desafíos principales para la subsistencia de sus moradores. Por consiguiente, sus habitantes desarrollaron un elaborado acueducto subterráneo consistente en un sistema de canales y cisternas, aquellas les permitía almacenar tanto el agua del subsuelo como aquella proveniente de la condensación causada por las diferencias de temperatura del suelo. Estas “cisternas por goteo” o cisterne a goccia, se encontraban en casi todas las habitaciones, unas 2.200, con una capacidad de almacenamiento total de 116.142 m3. El techo de las casas se utilizaba para captar y dirigir el agua a través de canaletas hacia los depósitos de decantación, a fin de purificarla antes de ingresar en las respectivas cisternas.

La mayor reserva de agua de Matera es el Palombaro Lungo, un gigantesco aljibe de unos 18 metros de altura y 50 metros de ancho. Está recubierto de un revoque impermeable llamado cocciopesto, hecho con fragmentos de tejas y ladrillos triturados a base de cal. Contiene unos 5 millones de litros de agua, lo que lo convierte en la mayor cisterna tallada a mano conocida en el mundo. Las “Sassi di Matera” son, por lo tanto, un verdadero ejemplo de construcción eco-sostenible e inteligente, ya que se elaboraron con materiales locales, reciclables, y caracterizados por su transpirabilidad, aislamiento y porosidad. Además, las grutas fueron diseñadas para mantener la temperatura ambiente estable todo el año y almacenar el agua de lluvia, lo que posibilitó su habitabilidad desde sus inicios hasta nuestros días.

Una ciudad del pasado para el siglo XXI

Más allá de su reputación actual, Matera se enfrenta a importantes retos, especialmente si desea convertirse en una “Smart City” sostenible en el siglo XXI. Para ello, deberá generar ingentes recursos para completar su restauración y/o atraer a diversos residentes al casco antiguo para evitar su vaciamiento. Al mismo tiempo, deberá mantenerse como un lugar atractivo para nuevos emprendimientos culturales, socioeconómicos, tecnológicos y ambientales financiados tanto por inversiones públicas como privadas. Incluso, deberá hacer un uso eficiente de sus recursos naturales, reutilizar y reciclar su infraestructura y edificaciones, e incorporar sistemas de gestión urbana basado en las tecnologías de la información; en otras palabras, ser eco-sostenible e inteligente.

Fuente: Bid

belen2Dos años sin viajeros: Belén llama a reactivar el turismo

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email